Hola, soy

Dora Consuelo,

Mentora de vida y terapeuta sintergética, hoy acompaño a resignificar la vida y las pérdidas descubriendo el poder transformador de la muerte.

Desde muy niña el tema de la muerte me tocó de manera cercana; a mis 9 años perdí a una amiga y con esto experimenté mi primera crisis de pánico.

El sufrimiento me llevó a investigar sobre la muerte, la mente y el miedo, buscando comprender cómo se relacionaban. En este caminar experimenté diferentes formas terapéuticas y aprendí la interacción mente, emoción, cuerpo al encontrarme con la Sintergética.

Una antigua técnica tibetana integrada en esta propuesta y de la cual soy facilitadora actualmente, me abrió las puertas a un universo maravilloso y transformador que ahora comparto contigo.

Esta técnica integrada a la visión moderna de la ciencia: concienica/mente/cuerpo son la base de mi metodología de trabajo y con la cual, acompaño a las personas en su proceso de transformación.

Si sientes que llegó la hora de liberarte, envíame un mensaje.

 

 

Historia personal

Desde el inicio de mi carrera profesional, me he enfocado en una visión integral de la salud, donde el Ser Humano es el centro de atención. Mi formación incluye Sintergética y Manos para Sanar, formaciones que hice a través del grupo Viavida de Colombia.

Mi curiosidad por la mente me llevó a la India, donde me formé en meditaciones activas de Osho. Años después me formé en Neurosicoeducación con el grupo Educar en Argentina. Exploré la psicología transpersonal y laberintos sagrados de la mano de Conciencia sin Barreras; Mente Holográfica con Daniel Cuperman, Ser Extraordinario de MindValley y me certifiqué como Mentora profesional a través de la Red Global de Mentores.

El servicio a los demás ha sido un pilar fundamental en mi vida. He colaborado con grupos de servicio en programas dirigidos a adolescentes que viven en las calles, niños en hogares temporales, padres de familia, y he brindado apoyo a pacientes con cáncer, así como a grupos de sanación en diversos entornos.

Mi camino me llevó a acercarme a la muerte y sus misterios, lo que me motivó a crear el curso “El Barquero”, basado en la antigua técnica tibetana de la Restitución. Esta técnica se centra en el acompañamiento en los procesos de transición y partida desde una perspectiva energética y espiritual. Como complemento a mis conocimientos en este campo, participé en el seminario “Acompañar el Buen Morir” con la Fundación EKR, Fundación Paliar y el Centro Transpersonal de Buenos Aires.

Más allá de títulos y roles, me considero ante todo una buscadora, una aprendiz en constante evolución, una hermana y  servidora.